La QUINUA o SUBA en Colombia

"Todo empezó cuando Chyminigagua, El Creador, permitió a las aves negras de escaparse por los Cielos. – Iluminen la tierra! – Les ordenó. Enseguida las aves comenzaron a despedir luz por sus picos". "Así fue como la tierra se llenó de luz. Luego Chyminigagua hizo surgir el sol. Estando el astro fijo en el cielo, dio a luz un hijo. Era Bochica".

Tomado del libro
"Cinco mitos de la literatura oral Mhuysca o Chibcha" de MARIANA ESCRIBANO.

QUINUA = QUINOA: (KYNÖ - KYN HUA - KYIOA)

"Porque no brillaban como el oro ni resplandecían como las piedras preciosas de las tierras del Nuevo Mundo, los conquistadores miraban con desdén las semillas coloridas de unas plantas veneradas por los habitantes autóctonos de los Andes Suramericanos, ( los Imperios Muiscas, Incas, Mayas y Aztecas ), ignorando que se trataba de uno de los tesoros más valiosos de estas poderosas culturas precolombinas".

Según los historiadores la QUINOA llamada "Grano Madre" era cultivada anualmente bajo un estricto ritual encabezado por el monarca o cacique de estas comunidades, sembraba las primeras semillas con un azadón hecho de oro macizo, y así abría simbólicamente el periodo de esta sagrada labor. Aunque se dice que existen pocas referencias sobre la utilización de la QUINOA entre los Muiscas, viajeros como Joaquín Acosta, Felipe Pérez, Francisco Javier Cisneros y Alexander Humboldt afirman que los Chibchas sí la cultivaban y se extendía por toda la zona Andina, desde el norte de la sabana de Bogotá, hasta Bolivia, parte de Argentina y al sur de Chile.

Tomado de "Los Chibchas. Pobladores antuguis de los Andes Orientales – Aspectos bioantropológicos". JOSÉ VICENTE RODRIGUEZ CUENCA, Ph. D., Profesor Titular, Medalla al Mérito Universitario, Departamento de Antropología, Universidad Nacional de Colombia.

Los Chibchas la llamaban Pasca, que significa "La olla o comida del Padre"; también Suba o Supha, nombre pre-chibcha de la QUINUA (Cristo, 1995; Zubiría, 1986).
Los nombres de Suba, Subachoque, Ubalá, Ubaté, Ubaque significan que allí se cultivaba la QUINOA.

En algunos yacimientos arqueológicos se han localizado semillas de QUINOA en Zipaquirá, Cundinamarca, en un sitio excavado por M. Cardale (1981) T. Van der Hammen identificó restos de Chenopodiaceae cultivada en una época anterior al año 150 a.C. En camellones excavados en Funza, Cundinamarca, F. Bernal (1990) igualmente localizó restos de esta misma familia de plantas.

Como vemos, la QUINOA sí tuvo su origen en el altiplano cundinoboyacense pero fue abandonada casi completamente por la influencia de cultivos occidentales y por el afán de los conquistadores de acabar con los cultos paganos que incluía la ofrenda de alimentos muy apreciados por los nativos.

Estos vestigios nos demuestran que este "Supercereal" formaba parte de la alimentación diaria de las culturas Muiscas, Incas, Mayas y Aztecas, junto con el maíz, los frijoles y las patatas.

"Vinculados estrechamente al rito y la leyenda, la QUINOA junto con otras decenas de variedades de plantas alimenticias cultivadas con esmero por aquellas civilizaciones; fueron relegadas a las comunidades rurales, sustituyéndolas por otros cultivos consumidos por los conquistadores, como el trigo y el arroz, mientras los agricultores eran forzados a trabajar en las minas buscando oro y plata".